Conectarse

Recuperar mi contraseña

{Tiempo}


Últimos temas
» PERSONAJES CÁNON
Mar Ago 21, 2012 4:35 pm por Selene Black

» Humanos
Dom Abr 08, 2012 1:20 pm por Kathryn Balanescu

» Lycans
Dom Abr 08, 2012 1:05 pm por Kathryn Balanescu

» Vampiros
Dom Abr 08, 2012 1:44 am por Kathryn Balanescu

» Híbridos
Dom Abr 08, 2012 12:28 am por Kathryn Balanescu

» Modelo de Ficha de Relaciones
Sáb Abr 07, 2012 6:23 pm por Kathryn Balanescu

» Modelo de Ficha de Personaje
Sáb Abr 07, 2012 5:53 pm por Kathryn Balanescu

» ¿Qué estás escuchando?
Miér Abr 04, 2012 6:20 pm por Eve Corvin

» Crimped Stories *Foro* {Elite}
Miér Ago 03, 2011 12:29 am por Invitado


Dulce eternidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dulce eternidad

Mensaje por Kathryn Balanescu el Dom Mayo 22, 2011 11:59 pm

Esa noche, en el momento en que el cielo comenzó a nublarse dando entrada a la bienamada noche, llamé a un amigo que tenía una galería de arte donde se estrenaba Nuit Perpétuelle un compendio de obras de una nueva artista francesa cuyo estilo rozaba lo surrealista y tenía toques de la época del oscurantismo, o por lo menos eso decían las reseñas de algunas revistas de arte. Tengo que admitir que gusto de ir a aperturas de arte y sobre todo si se trata de gente nueva. Muchas veces podía toparme con jóvenes bastante prometedores, otros eran los típicos que aparentan más de lo que saben. De todas maneras recavar experiencias para seguir el ritmo del tiempo era una de las pocas cosas que me daba la libertad de hacer para no quedarme encerrada en el castillo de los Corvinus. No porque no gustara de vivir ahí, sino porque a veces la monotonía y el gran silencio que encierran sus paredes hacen que mi mente comience a pensar demasiado tanto en cosas recientes como pasadas y ¿yo qué necesidad tengo que martirizarme por algo que ya pasó?
Así pues, llamé a Ion, para preguntarle a qué hora sería el evento.

- ¡François! Perdona si te llamo en un mal momento... ¿no es el caso? ¡ah, entonces está perfecto! Necesito saber a qué hora será la apertura de la galería para darme mi tiempo y arreglarme... ¿Diez de la noche? Muy bien, te veré a esa hora.-

Dije y cerré el celular.
Me encontraba, como siempre, en el salón principal donde todos los días se reunían los que vivían en el castillo para beber y congeniar un poco. En esos momentos estaba sola, con una botella de sangre en el mueble de al lado, una copa a medio terminar y yo vestida sólamente con una bata de satén rojo. En esos momentos de intimidad conmigo misma eran en los que me podía dar el lujo de vestir de esa manera, o de otra forma tenía que vestirme con esos trajes tan incómodos. Así, con la seda en mi piel sentía una libertad que me sentaba muy bien. Deslizé el celular en el bolsillo de la bata y me acomodé en el sillón para seguir descansando. Eran aproximadamente las siete y me quedaban tres horas para lo de la galería, no pensaba comenzar a arreglarme desde ahora, me daría, como le había dicho a François, mi tiempo. Di un largo suspiro y tomé la copa con la mano, le dí un sorbo para luego dejarla en su lugar. Di un vistazo rápido a la estancia. Cerré los ojos y eché mi cuerpo hacia atrás para que mi espalda descansara sobre el respaldo del sillón. Un rato, sólo un rato.



Ruxandra Ilona Balanescu


It Never was and never will be
You don't know how you've betrayed me
And somehow you've got everybody fooled

Once upon a time...:
avatar
Kathryn Balanescu
Vampiro del Consejo
Vampiro del Consejo

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 17/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulce eternidad

Mensaje por Damian Abendroth el Dom Mayo 29, 2011 4:14 pm

Todo el día había pasado encerrado en la planta baja del castillo, entrenando con mi espada, manteniendo mi mente alejada de ese lugar en el que me había auto confinado mientras el sol se paseaba por el cielo. no tenia mucho en mente, al menos no mucho mas que el día se acabara para poder salir y dejar que el aire fresco rosara mi piel como en aquellas épocas de antaño donde yo era simplemente yo y aun no le había arrebatado la vida a quienes amaba.
llevaba ya un par de días sin cerrar los ojos para descansar, me sentía terriblemente abatido por mi propio cuerpo, así que una vez sentí que la noche estaba acariciando el horizonte, me dirigí al gran salón, caminando lento pero firme y dejando mis pasos retumbar en las paredes de los corredores, trayendo a mi mente ciertos recuerdos de cuando vivía en ese hermoso castillo ingles, sin estar seguro de como deje que esto me pasara...sin arrepentirme...pero sin aceptarlo completamente aun después de 200 años. al llegar al salón empuje el gran portón y pase sin mirar al rededor dejando mi espada en uno de os sillones y entonces, en medio de la leve oscuridad que se propagaba en el lugar, pude notar un traje de satén rojo...era una mujer. me acerque lentamente y me quede mirándola en silencio. era mi costumbre no ser el primero en hablar y mucho menos con alguien que sabia era del consejo....no era mi lugar hablar primero y no seria yo quien rompería las reglas por las cuales había vivido siempre. me quede a casi dos metros de distancia, con mi postura firme y erguida, mirándola fijamente con el rostro helado totalmente inexpresivo
avatar
Damian Abendroth

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 22/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.